El Peix al Plat es un proyecto que surge desde las inquietudes de sus miembros, profesionales relacionados con el ámbito del mar, ante el estado de elevada explotación que sufren los recursos marinos y la manera que tenemos como consumidores de escoger el pescado que comemos.

El mar y sus recursos no son infinitos como se podría imaginar. De hecho, hoy en día somos testigos de un momento importante en el que el cultivo de peces responde a la demanda de casi el 50% del pescado destinado al consumo humano. Al mismo tiempo, el enorme aumento de la capacidad pesquera de la flota mundial causado por las nuevas tecnologías, la negligencia en la gestión de las pesquerías y en el cumplimiento de las leyes, y el desconocimiento de los consumidores respecto al presente y futuro de los peces que consumen han hecho que el número de ejemplares en los océanos del planeta se haya reducido significativamente en comparación a la cantidad que había hace solo 100 años. Y la mayoría de los científicos coincide en que hoy, en el mar, hay demasiados barcos y siempre menos peces.

En un escenario tan globalizado, complejo y preocupante como el que estamos viviendo, nos sentimos en la obligación de aportar nuestro granito de arena: impulsar una inversión de tendencia para un consumo responsable de los recursos marinos.

 

¿Cómo?

El objetivo de El Peix al Plat es que haya más conocimiento y una mayor responsabilidad a la hora de comprar y consumir pescado y que el consumidor aprenda a distinguir y disfrutar del pescado fresco y local. De hecho, un gesto tan cotidiano y aparentemente simple como incorporar a la cesta de la compra uno u otro producto hace que nuestra dieta sea más o menos respetuosa con nuestra salud y nuestro consumo con el medio ambiente. Un consumo poco diversificado del pescado provoca una sobrecarga de pesca siempre sobre las mismas especies y un rechazo de aquellas que por desconocimiento del consumidor tienen muy poco valor de mercado.

Por eso trabajamos tanto en la divulgación del consumo responsable como en la venta de cestas de pescado fresco, de proximidad y de temporada, procedente de las lonjas catalanas. Promovemos el consumo de especies comercialmente poco conocidas (“Recuperadas”), que no correspondan a especies sobreexplotadas y que hayan sido capturadas con técnicas de pesca lo más respetuosas posible con el mar y, por lo tanto, más sostenibles. Así mismo, no comercializamos peces de cultivo, tiburones o peces por debajo de sus tallas mínimas legales de captura.

Al final, este proyecto tiene sus raíces en nuestra pasión y compromiso para recuperar, preservar y transmitir una receta sencilla: valorizar y proteger los recursos de nuestro mar, consumiendo alimentos producidos por la pesca a pequeña escala, en armonía con los ritmos de la naturaleza.